ESTILO DE VIDA

DESCUBRE LAS FRUTAS MÁS LUJOSAS DEL MUNDO… EXTRAVAGANCIA VS. PRECIO

DESCUBRE LAS FRUTAS MÁS LUJOSAS DEL MUNDO… EXTRAVAGANCIA VS. PRECIO

En la industria de alimentos, los sectores Gourmet, Healthy Food, Orgánico y Sustentable van creciendo cada día más, siempre intentando ganar mayor interés en sus cultivos, así como en el consumo y concientización de diferentes poblaciones del mundo… y ¿por qué no?, atraer la atención mediante la extravagancia de sus alimentos. 

Un rasgo en el que se hace mayor énfasis hoy en día es la originalidad en los cultivos, así como la lucha por ganar una posición, diferenciación y perfección en cada producto en el mercado, cada día más competido. 

Tal es el caso de las frutas más caras y también las más raras del mundo, tanto en su presentación, como en su forma. Y la corona se la llevan los países asiáticos, Japón y China. 

Comenzaremos por las famosas Peras Ginseng, de China: 

Sucede que, al agricultor chino, llamado Xian Zhang, se le ocurrió cultivar peras, pero en un molde diseñado con la forma de un buda, que parecieran rostros serenos de bebés, para exportarlas a Europa. El costo de cada pera es de 8 dólares, la cual la convierte en una de las frutas más caras del mundo. 

El segundo lugar es para la manzana Sekai-ichi, de Japón. Cada una de estas manzanas pesa alrededor de 1 kg. Su nombre significa “la número 1 del mundo”.

Y su precio es de 21 dólares cada una. El producto se lava en hidromiel, que es una bebida alcohólica obtenida a partir de la fermentación de agua y miel. En Europa era considerada sagrada, y la bebieron los griegos, romanos, celtas, sajones; en América, los mayas. 

Los cítricos Dekopon, son las naranjas japonesas más caras del mundo. Se venden en una caja con 6 cítricos con un costo de 80 dólares, son más grandes que las naranjas habituales y son exportadas a California, Estados Unidos. 
 
Las fresas Sembikiya Queen, son rojas en su totalidad y las semillas son de color blanco. A la vista tienen una apariencia y físico más que perfecto. Son vendidas en cajas que son más estuches lujosos con una docena de estas fresas dentro, con un costo de 85 dólares. 

La fresa blanca Shiroi Houseki “Joya blanca”. Esta joya japonesa con sabor a piña tiene precios elevadísimos. En el mercado se le llama Pineberry. Tiene los colores invertidos: su carne es blanca y las semillas son rojas. En su producción no interviene ninguna piña. El precio que puede alcanzar es de 10 euros la unidad o 60 euros la docena. Se encuentra en Supermercados especializados, en empaques lujosos de espuma en cajitas o estuches a medida. Su precio exagerado se debe al cuidado extremo en el que crecen, y a los recursos económicos que se utilizan para ello. Este fruto también existe así de pálido en América del Sur y en bosques europeos, en estado silvestre. 

Las sandías en forma de cubo. De nuevo Japón parece tener una predilección por la originalidad y la extravagancia. Cultivadas hace 30 años, estas sandías deben su precio de 100 dólares por unidad, debido a su forma de cubo. Actualmente se pueden encontrar también en Estados Unidos. La mayoría de estas lujosas sandías se cosechan antes de que estén maduras, por lo que no son comestibles, fungiendo casi siempre como un artículo de regalo muy lujoso. 

Las Piñas de los jardines perdidos de Heligan, Inglaterra. Estos jardines son el único lugar de las islas británicas en donde mediante paja, fertilizante orgánico y orina de caballo, se cultivan piñas. Cada cultivo tarda dos años en estar listo, lo cual eleva mucho su precio en el mercado, alcanzando más de 1,000 dólares por unidad. 

Los Mangos Taiyo No Tamago, Japón. Significa “Huevo del sol”, son frutos con peso superior a los 350 gramos por unidad, elevado contenido de azúcar y abundante jugo. Cultivados al sudoeste de Japón, pueden alcanzar un precio hasta de 1,500 dólares por mango. 

Las Uvas Ruby Roman, Japón. Son de una variedad muy dulce que siembra el gobierno japonés desde 1994, en la isla de Honshu. 

Cada fruta debe contener al menos 18% de azúcar, un peso mínimo de 20 gramos y tener bajo nivel de acidez.  Cada racimo de Ruby Roman contiene 30 uvas, con un precio de 9.350 dólares. 

La Sandía Densuke. En Japón, esta fruta es considerada un manjar, por lo que una de las frutas más caras del mundo es la sandía negra, cultivada en la región de Toma-cho en Hokkaido. Lo que la diferencia de otras sandías es su cáscara color negro y su fragancia especial.  Se cultivan alrededor de 10 mil sandías al año, y su precio puede llegar a los $200 dólares. Las primeras sandías cosechadas son las más caras, ya que son subastadas y pueden llegar a alcanzar entre los 3,000 a los 5,000 dólares. 
 

FUENTE: Valley Supreme.